25.7.06

Algo en mi Ojo...

El poder de las imágenes no cansa de sorprenderme. He estado revisando videos, cada vez que veo Hurt, cover de NIN por Johnny Cash, siento una desazón que las palabras se quedan cortas para expresar.

Otro video que me gusta es Rabbit In Your Headlights de Radiohead, no hay nada como un tipo atropellado que se vuelve a levantar... es una bonita metáfora.

Crear imágenes es un trabajo de artesanía, armarlas para que calcen de manera lógica y de forma interesante es un trabajo de locos, creanme... nos demoramos dos días en montar un comercial de treinta segundos y un par de semanas en montar un videoclip.

Ahora eso se puede explicar porque soy algo preciosista, me gusta contar historias que tengan algún sentido, o que, al menos, cumplan algún propósito.

Estaba navegando y encontré menciones a la película "Se Arrienda" de Fuguet, me gustó esa película porque fueron capaces de contarme una buena historia... en vez de mostrarme imágenes que se supone deben crear algo en mi.

Me encantan los comics, de hecho en mi página web hay varios (si te interesa chequea el link, La Bóveda es mi web...), durante años mi queja respecto al cómic chileno es que los dibujos eran increíbles, pero la historia cojeaba.

Trato que eso no pase en mis historias... a veces pasa, pero qué diablos.

Mañana voy a estar trabajando en la historia de alguien más... eso también me gusta, no me importa de quien son las historias, lo interesante es contarlas.

4 comentarios:

Magdalena dijo...

Es el encanto de las palabras... es la razón por la que se crearon los blogs: demasiadas historias que quieren ser contadas, y mucha gente para compartirlas, para que no mueran, y no se pierdan...
Aunque sean, en apariencia, pensamientos inútiles... en realidad son parte de algo más, de un todo mayor, más importante, más TRASCENDENTE... la imagen no es nada, si no provoca una emoción, y no sucede nada con ella, si no se transmite: se vuelve una emoción vacía y pierde el sentido. Muere con uno, con el momento... Y esa no es la idea.
Besos

Juanjo dijo...

Las palabras, cuando están bien afiladas, pueden ser tan poderosas como las imágenes. Y creo que en ambas puedes encontrar nuevos significados al revisitarlas. Al pasar el tiempo, uno cambia, y el observador ya no es el mismo.
Quizás es como la dualidad onda/partícula de la luz, una palabra está compuesta de símbolos, grafemas o como quieras llamarlos, los cuales se dibujan, proyectan, imprimen o lo que sea. Al leer una palabra estás componiendo una serie de pequeñas imágenes con significado consensuado.

Creo que esto salió ad-hoc al título del post.

Juanjo

Kalhie dijo...

Que parecidos y que diferentes somos, amor... a mi me pasa que me parece más valorable que una imagen me emocione, me sacuda, aunque no tenga ningún trasfondo (o el trasfondo solo tiene valor en la cabeza de cada cual cuando le da un significado). Las buenas historias abundan y con el asunto de los blogs hay tanto material, que encuentro más precioso un momento de emoción que uno de historias.

Besos... aprovecho para decirte que ya te echo de menos ;***

Tomás Tomic dijo...

También considero que las historias deben cumplir su rol principal, el cual va más allá de almacenar información en la sabiduría popular y/o la mente de un individuo en especial, deben las historias definitivamente CONTAR UNA BUENA HISTORIA.

Puse un link de "La Bóveda" en mi blog, espero no te molestes.

Adiós.